Pasar al contenido principal

Monumento Castillo de Niebla

Autores
Servicio Nacional del Patrimonio Cultural
Institución
Museo de Sitio Castillo de Niebla
Fecha de publicación
02/03/2019
Idioma
Español
Resumen en español
Ingenieros y presidiarios

Hacia 1764 llega a Valdivia el ingeniero Juan Garland. A su voluntad y dedicación se deberán las obras definitivas de los castillos. Estudia a fondo la bahía, sus corrientes y mareas. Reconoce los montes que la rodean, los ríos secundarios. Elabora detallados planes y replantea sus roles defensivos. Intensifica la producción de madera, tejas y ladrillos en las Fábricas Reales de la Isla Valenzuela (la actual Isla Teja), e instala una segunda fábrica muy cerca del Castillo de Niebla. Ejecuta dos obras de magnitud considerable: la ampliación del Castillo San Sebastián de la Cruz de Corral y la regularización de la planta del Castillo de Niebla. En ambas fortalezas, reconstruirá o añadirá edificaciones en ladrillo o bloques de cancagua, una piedra metamórfica abundante en la zona.

En Niebla, rediseña el muro de defensa a tierra para formar dos medios baluartes, tallando el promontorio para consolidar el foso exterior y su corte externo. Rebaja el interior del castillo para ampliar el patio de armas, dándole su forma actual. Él mismo anota la remoción de más de 30.000 m3 de cancagua (unas 50.000 toneladas de peso), obra ejecutada íntegramente por presidiarios (en su mayoría afroperuanos) vigilados por los afrodescendientes que componían el Regimiento de Pardos y Morenos, unidad especializada en carpintería, cantería, forja y otros oficios necesarios en los presidios.

Fueron estos los últimos trabajos que vivieron los castillos, antes de su caída y el fin de la colonia.

Diseño y textos Ricardo Mendoza / MSCN
Impresión Andros / Santiago
Ilustraciones Archivo digital MSCN

Contenidos relacionados